miércoles, 31 de agosto de 2011

Lo urgente y lo importante.

Hemos decidido que nuestra ya veterana Constitución salga también en defensa de los intereses generales del país frente a la crisis; con toda la legitimidad que otorga nuestro sistema de democracia representativa. Una reforma constitucional con todas las letras, conforme ha previsto el título X de la carta magna, para recoger los principios de la estabilidad presupuestaria que ya veníamos practicando. ¿Era necesario constitucionalizarla? En circunstancias normales no lo hubiera sido, pero a la vista de lo ocurrido en las últimas semanas la reforma constitucional hasta puede resultar un mal menor. Los socialistas @conRubalcaba creemos que consagrar la estabilidad presupuestaria es una garantía para los ciudadanos.
A diferencia de los anteriores intrumentos manejados por el gobierno para combatir los efectos de la crisis, en esta ocasión lo hacemos con acuerdo del principal partido de la oposición. Pacto y polémica subsiguiente sobre cuestiones no resueltas a gusto de todos: ampliación de la base del acuerdo y posterior sometimiento a refenremdum. Se trata de la segunda reforma constitucional desde su aprobación en 1978. La anterior data de 1992 cuando introdujimos una modificación en el artículo 13.2 con el objeto de concordar su redactado a lo que estableción el Tratado de Maastricht del mismo año en relación al derecho de sufragio de los extranjeros en elecciones municipales. Con tener ambas reformas un carácter parcial y limitado, la modificación constitucional del artículo 135 que hemos acometido contiene elementos que han puesto en guardia a amplios sectores de nuestra sociedad en demanda de mayor claridad sobre el alcance de la misma. Y en demanda de mayor calidad democrática en su procedimiento. El debate está servido y ha relegado a un segundo plano el principal problema: las medidas para combatir las elevadas tasas de desempleo y sostener la protección a quienes salieron expulsados del mercado de trabajo. Esta reforma constitucional, de la que pretendemos beneficios para afrontar nuestra recuperación económica, es en realidad un remedio in extremis ante la grave situación que padecemos y una probable agudización de la crisis financiera en la zona euro: el fantasma de la recesión acecha. De aquí su urgencia. Y de esta emergencia, la decisión de los dos principales partidos políticos de abordarla por una vía extraordinaria y sin consulta popular. No es casual que el acuerdo se haya producido entre partidos políticos mayoritarios, los únicos que han tenido y tienen opciones reales de gobierno en España.
La reforma no ha roto ningún proceso constituyente, como afirma CIU, puesto que el de esta constitución ya tuvo lugar en su momento; ni es un golpe contra la carta magna, como dice Llamazares, puesto que no modifica su esencia. Pero sí que puede degradar la calidad democrática si ocurre que la urgencia, una vez más, devora lo importante. Y es que sucede en la vida ordinaria, en la acción diaria: las emergencias producen una y otra vez el mismo efecto sobre el orden de prioridades en la acción política. Y en esta ocasión tenemos un alto riesgo de que la emergencia nos conduzca al desestimiento de las tareas importantes. Y sabemos cuáles son; las hemos formulado en las resoluciones de último debate del Estado de la Nación. Y algunas tienen que ver con el clamor que ha circulado estos meses por plazas y calles españolas a partir de la movilización del 15M.
La inoportunidad de la celebración de un referéndum que avale la consagración constitucional de la estabilidad presupuestaria y su sustitución por el refrendo legítimo y democrático de los representantes en las Cortes es una decisión que debería venir acompañada de un compromiso pactado con calendario para abordar las también urgentes y a la vez importantes tareas de regeneración democrática, con ésta o con una nueva constitucion. Los ciudadanos entienden la urgencia pero necesitan sentir que lo importante no queda nuevamente relegado en el archivo de "pendientes". No podemos permitir que la crisis económica provoque una ruptura entre el sistema económico y el sistema social. Como apunta Alain Touraine, hay que proclamar sobre todo que la democracia, que transforma a los trabajadores en ciudadanos responsables, es la condición primera para la recuperación económica y social.
"Quiero ser respetado, no quiero ser humillado"... nuevamente por las urgencias.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que estas muy equivocado en lo que dices, puede que sea necesario pero siempre ¡siempre¡ el pueblo debe votar, y si nos equivocamos... al menos habra sido porque hemos querido. Por muy politico que se sea nadie tiene la verdad absoluta, y debeis dejar al pueblo equivocarse

Lola dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con el comentario anterior, quiero equivocarme!!!
Como tu mismo dices, ya se estaban tomando ese tipo de medidas para el recorte del gasto, no creo que fuese necesario una reforma constitucional, os habéis rendido completamente a los mercados. Trabajáis para el pueblo, es el pueblo el que os legitima, no lo olvidéis.

Rafa dijo...

La reforma que se va cometer* sí altera la esencia de la constitución española. El famoso artículo 135.5 quita soberanía al pueblo (¡incluso al gobierno!) para dársela a los mercados. Esto es, introduce una contradicción más en la carta magna, donde por ejemplo ya se especifica que todos los españoles somos iguales pero hay uno más igual que los demás, por mencionar sólo una de ellas.

* No es una errata, no quiero decir "acometer" una reforma sino "cometer" un atropello.

Daniel Garrido dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Daniel Garrido dijo...

Nadie se atreve a explicar, ni en PSOE ni en PP, como va a ayudar este limit en el deficit vigente en 2019 a recuperar empleo HOY. Y no lo explican porque son dos hechos totalmente inconexos, no tienen nada que ver.
Dicen que esta medida se toma para satisfacer los beneficios del sector bancario y financiero internacional ("calmar a los mercados" lo llaman); pues sólo hay que ver la prima de riesgo española, de nuevo en máximos pese a la reforma, para ver lo absurdo de ese argumento.

No nos traten de idiotas, por favor; gobernar para el pueblo pero sin el pueblo se llama despotismo ilustrado y es totalmente ANTIDEMOCRÁTICO.

Javier dijo...

Establecer en la Constitución un techo de gasto público (del privado no se dice nada) supone ideologizar de facto nuestra Carta Magna ya que la corriente neoconservadora de pensamiento lleva abogando por esta idea muchos años.
La mayoría del gasto público es gasto público social (pensiones, sanidad, servicios domiciliarios a personas dependientes, escuelas y demás servicios que tienen una enorme importancia en determinar el estado de bienestar y calidad de vida de la ciudadanía). El gasto público social, que cubre estas diferentes dimensiones del estado del bienestar español, es muy bajo, muy por debajo de lo que le corresponde por el nivel de riqueza del país. Y encima pretendemos limitarlo por ley con lo que lo estamos condenando a la mínima expresión.
Por otro lado, comenta usted que “el debate está servido y ha relegado a un segundo plano el principal problema: las medidas para combatir las elevadas tasas de desempleo y sostener la protección a quienes salieron expulsados del mercado de trabajo”. Con todos los respetos, ¿de veras cree que esta medida va a generar empleo?. Me cuesta entender que un Gobierno que se dice Socialista aplique esta medida y la defienda. Estamos de acuerdo en que el principal problema que tiene este país ahora mismo es el desempleo. Y eso se subsana con una mayor inversión pública que genere más puestos de trabajo. Debe ser el Estado el que genere empleo, no delegar su responsabilidad en la empresa privada.
Por último, estoy en concordancia con su idea de que esta reforma no debe paralizar ninguna de las que están pendientes en aras de una profunda regeneración democrática. Pero, visto lo visto, permítame expresarle mi gran dosis de pesimismo al respecto. Ojalá me equivoque.

nando dijo...

como en todos los comentarios anteriores, quiero equivocarme¡¡¡¡
no quiero que nadie se arrogue mi derecho de decidir qué politicas son legales o no en mi pais
por cierto, he oido que USA va a iniciar un plan de rescate económico con la emisión de 300.000 millones de dólares para incentivar la economía... nosotros ya no podremos hacer eso... por qué ellos sí? NO ENTIENDO NADA y no intentes explicármelo que ya perdí hace tiempo la confianza en vosotros... decid mejor que estais vendiendonos al mercado y dejaos de hipócritas manifestaciones que a mí ya no me engañái´s más

andresteama dijo...

Lo urgente y lo importante es que dejéis de pensar que somos tonticos que no sabemos lo que es bueno para nosotros, no hay excusa posible para cambiar la constitución con alevosía y nocturnidad, los ciudadanos no hemos tenido tiempo ni de leer el texto.
135.3 su pago gozará de prioridad absoluta. Estos créditos no podrán ser objeto de enmienda o modificación
ni vosotros sabéis las consecuencias de esta frase

andresteama dijo...

Lo verdaderamente urgente y lo importante es que dejéis de tratarnos como si fuéramos tonticos.
No hay escusa posible para cambiar la constitución con alevosía y nocturnidad, no solo negándonos el referéndum sino también el mas mínimo debate.
135.3
"y su pago gozará de prioridad absoluta. Estos créditos no podrán ser objeto de enmienda o modificación"
ni vosotros sabéis las consecuencias de estas frases...
Por ejemplo Grecia esta ahora financiando su deuda al 50% si Grecia tuviera esto en la constitución significaría que no podrá re negociar, de esto va la reforma en realidad, venga el gobierno que venga en el futuro se tendrá que comer la usura de los mercados por mandato constitucional.

carlos arechabala diez dijo...

dejando aparte de quien es la culpa de que estemos como estamos(codicia de los bancos,ineptitud de la clase politica,exceso de expertos economistas que no la vieron venir,endeudamiento de las familias ante la oferta de credito ilimitada...)se trata de un sistema democratico en el que se deberia practicar la democracia.
es curioso que dos semanas despues de la reunion Merkel-Zarkozy,donde se produjo la peticion sobre las reformas constitucionales de los "paises perifericos"se llevara aqui a cabo
esto me da a entender dos cosas:
1 la soberania nacional no existe,si quiero ser escuchado por ustedes,la clase politica,tengo que votar en Alemania
2 los intereses españoles ya han abandonado el plano social y solo atienden a los intereses economicos,yno a los del PUEBLO español,tal vez si a los del estado.
Esperando que no sigan ustedes ampliando la brecha entre el pueblo y el estado les recomiendo reflexionar sobre lo que estan haciendo,y les recuerdo que lo realmente importante es el bienestar del PUEBLO español,ya que tengo entendido que es su obligacion servir a el pueblo y no a "los mercados".
"muchas gracias por su tiempo"