jueves, 19 de febrero de 2009

Preguntar al Gobierno es útil para los ciudadanos




También desde los escaños del grupo socialista.

Sobre las sesiones de control en la Cortes se han realizado muchas observaciones pertinentes. Otras, no tanto. Se ha debatido sobre la necesidad de que fueran más dinámicas e interactivas. Y también sobre la conveniencia de que los diputados del grupo que sostiene al Gobierno formule preguntas en la citada sesión. ¿Carece de interés para los ciudadanos que los diputados y diputadas del grupo mayoritario pregunten a los ministros sobre la acción de gobierno? Les puedo asegurar que si las cuestiones están relacionadas con asuntos que afectan directamente a las circunscripciones, el interés se multiplica. Hoy les invito a que lo comprueben ustedes mismos.

3 comentarios:

José Manuel dijo...

Al final siempre predomina la honradez y la claridad en las ideas. Enhorabuena.

AGMaldonado dijo...

Muy bueno, Luis, sobre todo cuando Villalobos te intenta interrumpir. No dudo en que tengas toda la razón en el planteamiento, pero creo que la gente se muestra muy escéptica ante las denuncias de obstaculización de proyectos. No es que no crean que existe, sino que lo hacen unas administraciones a otras, independientemente de quien gobierne. Es el caso de Esperanza Oña en Fuengirola, que siempre acusa a Zapatero y la Junta de no hacer el paseo marítimo. Y eso ha calado.

Luis Tomás dijo...

Es cierto que el escepticismo se ha apoderado de muchos ciudadanos frente a las denuncias sobre obstruccionismo partidista y utilización de las instituciones como arma de confrontación política. Sin embargo, pienso que sigue siendo útil para los ciudadanos denunciar estas prácticas: al final acaba descubrièndose dónde estaba el bloqueo y los expedientes avanzan. Citas el ejemplo de Fuengirola y el Paseo Marítimo. Verás, este caso me resulta muy próximo y te puedo asegurar que no existe otro municipio de Málaga más beneficiado en inversión por habitante por parte de la administración de Costas del Estado.
José Manuel, gracias. Aunque se tome su tiempo, la verdad acaba imponiéndose.